¿Un niño que grita, es un niño malcriado?

Este es Santiago

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Siempre sonriente, loco, atrevido, audaz, intrépido…

También es cariñoso, besucón cuando sólo él quiere y con unos ojazos que me derriten! Pero quién soy yo para decir tanta bonites de mi hijo?!… nada más que su madre. Y como su madre, no me sienta nada bien cuando me lo critican o dicen algo de el que no me guste.

Esto nunca lo he contado a nadie, no por vergüenza, sino más bien porque no quise darle mucha importancia al tema, pero cuando Santiago entró a la guardería con dos añitos recién cumplidos (una semana para ser exacta), la directora de su centro me dijo que era un “trasto” …

  • A qué te refieres? Qué hace?
  • Es que no obedece… no hace caso
  • Es inquieto yo sé…
  • No no, inquieto no, vaya día que me ha dado!

Imaginarán mi cara descompuesta, a lo que ella enseguida afirmó:

  • No te preocupes que aquí va a aprender
  • Pero solo tiene dos años, acaba de cumplirlos… no tiene hermanos, es su primera vez en la guardería…

Y así seguí con justificaciones que advirtieran a esta mujer que mi hijo era tan solo un niño, me sentí impotente y con muy poco que decir. De hecho nunca pensé que me encontraría en una situación tan decepcionante a tan temprana edad, pero durante la caminata de regreso en mi mente lo que rondaba era lo poco comprensiva que había sido y lo duro que lo tendría mi niño si me lo etiquetaban desde tan pequeño. En sus primeras dos semanas de “adaptación” mi niño había pasado de ir de maestra en maestra porque tenían un lio que no se imaginan dentro de la guarde, cómo iba el a estar tranquilo! Por suerte es un niño muy sociable y se adaptó rápido, en dos semanas ya no lloraba y hasta hoy sigue contento con ir a jugar con los niños como le decimos nosotros.

Lastimosamente la experiencia me dejó marcada, pues desde que soy madre he reafirmado mi vieja creencia que la sociedad es hipócrita, que en realidad vivimos en una sociedad en la que se dice una cosa pero se hace otra… nos ponemos una fachada de sociedad libre que todos compran y que en realidad se ve nublada por estigmas, calificativos y etiquetas… no por nada vivimos rodeados de noticias de acoso escolar, de maltrato y otros tipos de violencia, todo esto resultado de nuestra poca capacidad de tolerancia ante cualquier actitud que etiquetemos como diferente… pero es que además no toleramos nada!

Hoy mi suegra se llevó a mi hijo a una cafetería que tiene un espacio para que los niños jueguen y se diviertan mientras los adultos nos tomamos algo, he ido algunas veces e incluso la había recomendado pues siempre pensé que su propuesta era acertada…  y pues al regresar mi suegra, me dijo que ya no podríamos ir más a esa cafetería porque uno de los que ahí trabajan le dijo muy educadamente que habían tenido quejas de que Santiago GRITA MUCHO, para ser más específicos que alguna vez anterior una señora se quejó por el niño y su excesivo ruido.

Mi primera reacción (errada) fue pensar en todo lo malo que podía haber hecho Santiago, pero enseguida reaccioné…PERDONA???? que alguien se quejó porque mi hijo de DOS AÑOS grita? No dejo de preguntarme qué hace que una persona MAYOR o ADULTA acuse a un niño de dos años. Es que acaso esta persona no sabe que un niño de dos años grita porque está viviendo la vida en plenitud, porque está descubriendo cosas y se sorprende! Porque le gusta escuchar su propia voz, porque se emociona estando con más niños y se divierte! En definitiva…porque es un NIÑO!

Debo confesar que yo antes detestaba ver rabietas de niños en lugares a los que yo iba… jamás me ponía a pensar que pasaría y mucho menos me interesaba. Gracias a que Santiago existe soy un ser más empático y con una visión más abierta de lo que es ser un humano. Durante estos dos años no solo ha crecido el, sino que he crecido yo también. No digo que si no eres madre o padre eres menos humano, pero es una posibilidad. Sobre todo si piensas que quejándote por los gritos de un pequeño niño de dos años es la actitud correcta para vivir en esta sociedad que al parecer no entiende que si no se permite la libre expresión de los niños, cómo vamos a pedir libertad de expresión para los adultos?

Santiago tiene una mamá que lo respeta y que respeta su niñez, pero hay niños que no corren con la misma suerte, hay niños que cuando alguien los acusa de ser malcriados, como por ejemplo de una maestra o de un extraño, como consecuencia reciben golpes, gritos e insultos de sus padres y por decir poco los etiquetan de por vida como un niño problemático o malcriado. También hay niños que son castigados por gritar demasiado, por no hacer lo que la sociedad piensa que es lo correcto en el momento indicado, la misma sociedad que grita a viva voz y sale a las calles para pedir libertad, para pedir menos violencia, para pedir y pedir… Hay niños a los que se les quita la libertad de vivir como niños para portarse como un adulto más, incoherente y destinado a vivir una vida en donde el NO reina tanto en casa como en la escuela.

Tú que te quejaste porque mi hijo grita debes de saber que fuiste igual o más ruidoso…y está bien, pero no te creas con derecho a gobernar sobre la vida de mi hijo o sobre la de ningún otro niño y entérate que mi hijo gritará hoy más alto porque es FELIZ.

 

Anuncios

6 thoughts on “¿Un niño que grita, es un niño malcriado?

  1. Bueno estamos en la misma una persona que no tenga hijos jamás nos comprenderán por ejemplo con mi hija estoy perdiendo la cordura, pero cuando esta de buenas es maravillosa aunque últimamente se como sacarla de estado MALCRIADA en dos segundos. Un beso y mucha paciencia guapa.

    Le gusta a 1 persona

  2. Un niño que no grite, salte, ría.. tal vez no es niño. Pero yendo más allá, cómo se van a quejar de un niño “ruidoso” en un ambiente infantil, ahhh, no tiene el mínimo sentido.

    Antes pensaba que un niño que hacía rabietas era UN MALEDUCADO y sus padres unos MALEDUCADORES… ahora comprendo que poco tiene que ver lo uno con lo otro, todos los niños tienen su carácter, su forma de ser, son únicos, son ellos.

    Asḉi que comprendo aquellos que no miran bien una rabieta los comprendo pero no les comparto. Me encantan los niños que estan vivos: que cantan, saltan, ríen, gritan, que son felices.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s