Notas de una mujer que vuela

Esta es la primera vez que simplemente no tengo nada más que escribir. He decidido que sin nada más que añadir, lo dejo todo a ella…a veces las historias se cuentan solas.

Por: Maria Mercedes Toledo

 

sin-titulo

El agua, el aire y el viento

Nunca imagine que fuera tan complicado escribir acerca de mi, es como mirarme al espejo y no saber que veo, quiero expresarte la realidad de mi reflejo, espero ser lo más transparente posible. Si me preguntas quién soy te voy a contestar siempre que soy una mujer etérea, que a veces pone los pies en la tierra, pero que le gusta volar hacia la luna de vez en cuando. Cuando tengo melancolías o añoranzas las escribo, solía hacerlo en un blog que he abandonado, porque estuve viajando sin computadora mucho tiempo, pero mis cuadernos de notas siempre tienen un espacio en la maleta y en esos intentos de escribir termino firmando: La que vuela, y es que siempre he sentido esa ligereza de poder volar y soñar con los ojos abiertos.

Estoy viajando hace catorce meses lejos de mi querido Ecuador, lo más difícil fue dejar a mi familia y a mis amigos que son pocos, mi deliciosa comida, y esa zona de confort que te limita a no mirar más allá, el descubrir que el apego no es sano para nadie, y que amar es más bonito sin cadenas puestas, pero cuando las personas que están a tu alrededor te aman de verdad, no te atan te liberan para que aprendas cómo vivir, cómo volar con tus propias alas en libertad.

Así fue como en mi mochila puse fotos  de mi familia, mis amigos y dos libros: Los Vagabundos del Dharma, Jack Kerouac, y mi libro más viejito El Principito, Antoine de Saint Exupéry. En el camino he conservado dos más, Relatos de Poder, Carlos Castaneda, que me lo regalo otra viajera, para aligerar su carga pero lo hizo con mucho cariño y en mi viaje a India un Guruyi me regalo una publicación que se llama Paz, Parmath, Pujya Swami  Chidanand. Y es que los libros son a veces amigos parlantes para los momentos más precisos.

Soy una seguidora del agua, y es un poco extraño el agua y su energía siempre me llaman: playas, lagos, qué delicia la de perseguirlos o dejarme perseguir! además de que una noche de luna me pueda llenar y una danza de mil vueltas siguiendo la música con el alma no con los oídos me hará vibrar tanto como escribir de tristezas y alegrías, tratar de meditar cuando busco reencontrarme, tanto como el yoga que siempre me anima y me da fuerzas así sea solo  aprendiendo como respirar. Trato de ir por la vida con el corazón abierto, así le tenga que ir poniendo parchecitos en el camino, sigo creyendo en que algún día pueda ser para siempre. El amor es siempre importante, y si lo das todo, sin mirar a quien, puede pasar que algún día llegue ese amor incondicional, ese amor bonito que todas buscamos.

Una parte de mi vida estaba pasando muy rápido y sin mucho sentido, no cuadraba con la mujer diversa y versátil que soy, aquella parte de la mujer profesional, economista, que iba a una oficina a desarrollar proyectos sociales, que al final para lo único que importaban era para obtener más votos en las elecciones, donde ser proactivo era mal visto y las nuevas ideas no eran apoyadas, eso me desconcertaba y me hacía cuestionarme de lo que en realidad se necesita para actuar y tratar de cambiar el mundo, no puedes perderte en burocracia y papeles, la linea de guía y el objetivo principal tiene que ser siempre el bienestar común y para eso se necesita el contacto constante con la gente, conocer lo que realmente necesitan y no lo que más vende. Sigo pensando que se puede hacerlo todo al mismo tiempo pero dependerá del círculo en el que te encuentres.

El viaje

La burbuja en la que vivía a pesar de estar siempre con una sonrisa y poniéndole mis colores, se estaba volviendo gris de 8am a 5pm. Lo que me salvaba de explotar era el soporte de mi familia siempre diciéndome que no me olvide de mis sueños y esperanzas, entonces me sumergía en el yoga y mi amor por el arte y es que la danza en un pasado lejano me levanto en un tiempo de oscuridad. En ese interin de situaciones , una de mis primas me contó que se había ganado una beca para estudiar Arte en el Sudeste asiático, dónde? a Indonesia, país del cual solo había escuchado de la hermosura de sus Islas Bali, por la película Come, Reza y Ama.

dsc.pngMe encanto la idea se la comente a mi mamá y ella como siempre me empujo con todas sus fuerzas para que persiga mis sueños, ella dijo: “nada te ata, sé libre, vuela” y mi papá solo dijo: “quiero que seas feliz” y así lo hice, reuní papeles, presente mis documentos, tuve mi entrevista y a pesar de que no sabía si tenía posibilidades y pues como no creo en las casualidades si no en la maravillosa energía divina, cuando tiene que ser será. Así que dejé que la vida me sorprenda. Y exactamente así ha sido desde el primer día, embarcada en un nueva aventura tuve el año más maravilloso estudiando Arte, Danza Tradicional Indonesia y Cultura asiática en una Universidad de Bandung.

Pude participar en varios eventos internacionales como delegada de Ecuador, generar nuevas ideas, apoyar pequeños proyectos al estilo pro bono, donde el salario eran las sonrisas de los niños… y es que no todo se puede comprar con dinero. Ver la cara de sorpresa de los niños de una pequeña villa en las montañas que por primera vez veían en el mapa donde está Ecuador, literalmente al otro lado de su mundo, para mi eso es Ser el Cambio, y es que el poder de UNO, si hace efecto es maravilloso.

Era parte de una comunidad con becarios de diferentes países, era mi propia Babilonia, y agradezco a todos ellos por permitirme aprender de cada una de sus culturas. Fue maravilloso descubrir lo mucho que tenemos en común con países tan lejanos y extraños para mi y para ellos, simplemente somos seres humanos repartidos por diferentes zonas geográficas, con los mismos defectos y virtudes y a veces con las mismas costumbres y pasiones.

Mi primer solo travel, no fue muy organizado, pero una vez más el universo conspiró para mostrarme que cuando tienes fe y ganas de vivir, todo conspira para ello. Esos caminos extraños, estaban llenos de ángeles, conocí seres de luz maravillosos, que me guiaron y brindaron amor con conexiones extraordinarias. Mi gratitud eterna con la vida por permitirme esos regalos intangibles.

Y así pase por mi segunda tierra la calmada Indonesia, que me hizo sentir en casa desde el primer día, para luego dar un salto a la  glamorosa Singapore donde tuve la oportunidad de celebrar por segunda vez el Happy New Year pero al estilo chino, y es que creo que las segundas oportunidades siempre son buenas si te las das a ti misma; en un abrir y cerrar de ojos estuve volando envuelta de paz en la mágica India, donde sentí que mi alma renacía y me abría todos mis sentidos al mil por ciento. Para al final de mi viaje llegar a la magnífica Rusia, donde tengo una hermosa familia que me ha hecho sentir nuevamente en casa con todo su cariño y sus cuidados, siempre tratando de intercambiar alegría y sonrisas, siendo un ser humano en plenitud, incluso aprendiendo como cocinar o como sentirme como una niña de escuela aprendiendo el ABC pero en ruso.

Los sueños

En este momento de mi vida la realidad es que no tengo un plan, tal vez pueda ser una completa locura para las personas que viven en el matrix, (le llamo matrix a esa cajita social y al estilo de vida que nos aleja de conocernos y darnos a conocer, siguiendo los esquemas de una sociedad cerrada, que solo te empuja a producir, consumir y te aleja de lo que realmente es vivir y tratar de cambiar el mundo hacia ese lugar utópico que todos desearíamos). Sin embargo si vives en el matrix y eres feliz, nadie puede decir que no sea verdadera felicidad, es tu felicidad y eso es lo que importa.

Como no tengo un plan, pero sigo teniendo metas, quiero buscar la manera de hacer un máster, siempre hay que seguir buscando conocimiento pero para compartirlo con el mundo. Me encuentro queriendo escribir un libro o una reseña acerca de este paso de mi vida, tal vez para otras mujeres de dulce y picante como yo, les guste saber que no están solas y que siempre hay tiempo y lugar para ser libres y me lo replanteo gracias a tu entrevista, nuevamente nada es casualidad.

Mi sueño también es hacer un profesorado de yoga, pero los costos son muy altos y me mantienen al margen, por eso quisiera hacerlo y de alguna manera poder compartir está practica con las personas que no tienen la oportunidad de vivirla aún, y no ponerle límite de admisión según tus posibilidades económicas, no debería ser una moda solo para unos pocos y podría ser un bonito estilo de vida.

rt.png

El dinero no es una motivación para vivir pero es necesario estoy en la búsqueda de un proyecto que me Ayude a Ayudar, las causas sociales mediante creación de proyectos, para un mundo mejor no hay como dejarlas a un lado espero que las ideas lleguen y surjan a flote. Admiro mucho los negocios con corazón y conciencia. Hasta que llegue ese día seguir bailando me mantiene a flote aunque a veces sea una odalisca sin gracia o una guerrillera que baila para ser feliz. Mi ilusión está en seguir creciendo y aprendiendo a vivir, por mi y para la familia porque ellos son todo, el centro de mi centro y necesito cargarme de ese amor nuevamente por eso vuelvo pronto a Ecuador y luego seguir viajando enriqueciéndome con conocimientos de lo que me hace una mejor mujer, para cuando encuentre mi compañero de vida estar lista, dispuesta a amar y soñar juntos. No creo en los príncipes azules, siempre dije que quería un príncipe rojo, literalmente ahora lo tengo conmigo, pero ahora soy menos princesa y más amazona, no sé, tal vez lo convierta en Pirata Barba Roja, si quiere navegar conmigo.

No quiero ser famosa o modelo a seguir, pero si sirve de algo puedo decir que soy un ser imperfecto que vive aprendiendo día a día cosas nuevas, me caigo, me levanto, lloro y río al mismo tiempo muchas veces. Soy una mujer que comparte cuando siente luz, y que sobre todo quiere que el mundo sienta, lo que yo siento ahora, que no se necesita mucho para ser feliz. Trato de promover el apoyo a las minorías, trabajar con grupos de mujeres en sectores excluidos y sobre todo de compartir con los niños, con ellos siempre aprendes más de lo que les puedas enseñar.

 El cambio

Antes era más complicada, mi carácter era muy explosivo, mi profesión era impostergable y estaba por encima de todo, todo iba muy a prisa. Mi ego cruzaba la atmósfera terrestre. Mi ego ahora está buscando un balance entre el bien y el mal, primero estuvo muy arriba, luego muy abajo y ahora trato de que sea neutral y sano pero no he encontrado aún el punto intermedio. Sigo trabajando en eso.

Quiero repetir todo a lo largo de mi vida no puedo arrepentirme de nada, todo fue bueno, incluso lo malo y en el momento adecuado. Ahora me doy más tiempo para respirar, para saborear, para vivir. Mi calma y mi paz son prioridades impostergables. Me adapto a todo, puedo vivir con muy poco o con mucho que no hará mayor diferencia en mi sentido de vida.

Quiero seguir tratando de cambiar el mundo, quiero hacer de mi un instrumento de luz y devolver de algún modo todo lo que la vida me ha regalado.Sigo poniéndole a todo una sonrisa, sigo soñadora pero ahora creo  con más intensidad que los sueños si se hacen realidad y está frase tan bonita lo dice mejor que yo:

He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.

El Principito.

La vida es… un sin fin de aprendizajes, una enorme caja de sorpresas en la que recibes lo que das, es bella simplemente bella y no es un cliché, es una realidad. Agradecer por cada momento de nuestras vidas debería ser una prioridad.

 Ser mujer

Ser una mujer real, es… ser hija, ser hermana, ser novia, ser esposa, ser madre, ser abuela, sentir que tu vientre tiene vida aún sin ser mamá, y es que tenemos la energía que mueve el mundo, que somos luz y fortaleza, que nuestra femineidad y sensibilidad jamás serán una debilidad, y que cuando nos empoderamos de nosotras mismas, abrimos todos los sentidos porque como mujeres no tenemos solo cinco sentidos, tenemos seis, tenemos siete, tenemos todos, solo es cuestión de despertar en la magia que ya llevamos por dentro.

Abraza tus memorias felices, cuando sientas tristeza, recuerda ese entusiasmo infantil que hace que todo te sorprenda, pase lo que pase nunca pierdas tu inocencia, tu dulzura y tu picante… siempre serán parte de tu esencia. No te canses de perseguir tus sueños nunca será tarde, y siempre será el día perfecto para comenzar desde cero otra vez, no le tengas miedo al día cero.

Siempre volando, siempre ligeras, siempre etéreas.

La que vuela…

¡Muchas gracias!

Anuncios

3 thoughts on “Notas de una mujer que vuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s